El miércoles de la semana pasada aprovechando que los residentes se iban de puente, hemos celebrado una de las noche más divertidas del año: ‘Pesadilla en la RUCAB’.

Por primera vez en la RUCAB, los pasillos subterráneos que conectan la torre A con la torre B, han sido los protagonistas de una noche de terror, convirtiéndose en una auténtica pesadilla para los residentes. Para ello nos han acompañado el estupendo equipo de Espacio La Rota, dando vida a diferentes y pintorescos personajes, como la niña del exorcista, un antiguo conserje vengativo, un payaso terrorífico, Jason Voorhees, un cocinero loco, una muñeca maldita y el hombre del motosierra con su hija.

Se convocaba a los residentes a un único turno de cena, con la particularidad, de que tenían que venir disfrazados y con los móviles apagados. Ellos, que no sabían lo que les esperaba, estaban a la expectativa y disfrutando de un menú especial. Pasadas las 22.00 horas, la luz del comedor se iba por primera vez, produciéndose todo tipo de gritos y voces típicos del momento. Con el segundo apagón de luz, irrumpió el antiguo conserje vengativo en el comedor, para revelar su venganza. Todos debían seguirle.

En oleadas de diez y quince residentes, todos fueron desfilando por los exteriores de la residencia, que se encontraba completamente a oscuras, hasta llegar a la entrada de la torre A donde tenían que bajar las escaleras para llegar al sótano, lugar donde empezaba un recorrido de pesadilla. Un total de 100 metros preparados para ofrecer todo tipo de sustos y desencuentros.

La experiencia no ha dejado indiferente a nadie, los gritos y los sobresaltos se han podido ver en el pasaje del terror. De esta manera, la noche de Halloween da mucho juego y la residencia se ha convertido, por una noche, en una auténtica pesadilla.

Gracias a todos los residentes por participar y dejaros llevar en esta divertida experiencia.

Puedes seguir leyendo contenido de la RUCAB en nuestro blog.